Mi proyecto de receptor remoto

... Felizmente llevado a cabo. :-)

En los tiempos que corren, la escucha de la radio de una forma mínimamente seria, o de DX, tanto en Ondas Largas y Medias, como en Ondas Cortas está muy limitada por uno de los mayores enemigos que ha habido en mucho tiempo y que con el paso de los años no ha hecho más que incrementarse: el ruido.

undefined

No se trata de ruido sonoro, sino de ruido radioeléctrico. Cualquiera que se dedique como hobby a la radio sabe que hoy por hoy, cualquier zona urbana es un caos de ruido y "suciedad radioeléctrica" de todo pelaje, todo ello provocado por la proliferación de dispositivos eléctricos y electrónicos con una calidad en muchos casos más que dudosa, lo que unido a la dificultad de colocar antenas eficientes y a la poca propagación que existe en estos momentos por encontrarnos al final del ciclo solar de unos 11 años, que además no ha sido precisamente de los mejores ni en su momento de máxima actividad, hace que la escucha de radio se haya vuelto todo un desafío, y lo peor de todo, que mucha gente se haya dado por vencida. :-(

Afortunadamente, las "nuevas tecnologías" que algunos se empeñan en hacer pasar como lo más de moda mientras que todo lo que tenga que ver con la afición a la radio queda retratado como "viejo" u obsoleto, se pueden aprovechar para de una forma inteligente, unirlas y sacar lo mejor de ambos mundos.

En mi caso, como el de muchos, me encuentro con ese problema en mi domicilio: zona urbana con imposibilidad de montaje de antenas en condiciones, mala ubicación, etc.

Por razones que no vienen al caso, dispongo de acceso a un lugar en una zona rural con relativamente poco ruido, buena ubicación (zona despejada), y desde hace tiempo le he estado dando vueltas a la idea de montar un receptor remoto con una configuración lo más eficiente posible y que me permita controlarlo desde casa.

Así que después de darle muchas vueltas, pensarlo mucho y sopesar todo tipo de configuraciones, finalmente lo he llevado a la práctica con muy buenos resultados. Esta es la descripción del sistema y de algunos de los contratiempos que me fui encontrando:

Por un lado, necesitaba una conexión a Internet. Podría usar una conexión 3G (lo cual tengo en mente añadir como conexión de backup en caso de que se caiga la conexión principal). Pero pude usar una conexión wifi compartida que me permite salir a internet por una conexión de banda ancha rural, en este caso con tecnología Wimax.

El caso es que el punto de acceso al que tenía que conectar está aproximadamente a 1km y no tengo buena visión directa del mismo, lo cual complica bastante las cosas.

Tras bastante trabajo, todo quedó conectado por medio de un viejo punto de acceso Linksys DAP54G reciclado y flasheado con DD-WRT, y una antena yagi de buena ganancia convenientemente orientada. La conexión se estabiliza bastante si la limito a 11Mb, lo cual es suficiente porque la idea de todo esto es enviar únicamente audio y comandos, lo cual no debería ocupar demasiado ancho de banda. Además de esto, la velocidad de conexión total de ese acceso es escasa: unos 2 Mb de descarga y muy poca cosa de subida, así que hay que optimizar al máximo.

undefined

undefined

Dicho router tiene la potencia aumentada, que es una de las funcionalidades que permite DD-WRT y como en verano en ese lugar hace bastante calor, me curé en salud colocándole un disipador de dimensiones generosas. Hasta ahora, casi tres meses después, no he tenido ningún problema.

Como las antenas están montadas en un mástil de unos 9 mts. de altura, me pareció conveniente intercalar un dispositivo que descarga a tierra las posibles descargas cercanas de estática etc, para evitar problemas.

undefined

Con el enlace Wifi funcionando, ya tengo el lugar comunicado. Ahora pasamos a la parte puramente radio. Y empecé a darle vueltas a qué receptor recurrir. Pensé en un SDR, pero felizmente, me apareció la oportunidad de un receptor ICOM PCR-1000, que si bien es un receptor que ya tiene algunos años, las características son excelentes para lo que yo necesito: Es un receptor "caja negra", sin controles, porque está pensado para ser usado desde un ordenador. Las características son estas.

undefined

Además de eso, resultó que para ese receptor existe un EXCELENTE software (alternativo al de ICOM), que se desarrolló precisamente para poder usarse tanto en local como en remoto. Ese software es el PCR-Anywhere, y sirve para toda la familia de receptores "caja negra" de ICOM.

Esto ya me estaba gustando más, pero todavía falta un importante tema: la antena.

En un principio, y como el receptor es de banda muy ancha, pensé que lo tendría difícil para cubrir todo con una única antena, por lo que pensé en colocar un duplexor y sacar dos tiradas de coaxial a dos antenas distintas: la primera sería para V-UHF y superiores, y la otra sería para HF, Onda Corta, Media, etc.

Pero de casualidad encontré una interesantísima antena, que fue por la que me decidí finalmente. Se trata de la "Moonraker Skanking HF Discone".

Esta antena es la típica antena discono para scanners, pero con la particularidad de que incluye recepción desde nada menos que 50 khz hasta 2000 Mhz. Una verdadera barbaridad que no es nada común.

undefined

Obviamente, es una antena de compromiso: cualquiera que haya trasteado con antenas sabe que no hay una antena universal: o se tiene ancho de banda, o se tiene ganancia. Las antenas discono, no destacan por su ganancia, pero si por su ancho de banda. Con esta antena, podría tener un buen pedazo de espectro "escuchable" para el receptor, si se coloca como es debido, esto es: alta, despejada y con una buena tierra. Además, tiene otra ventaja a tener en cuenta: es muy resistente, presenta poca superficie al viento y pesa poco.

Así que coloqué la antena en el mástil a una buena altura con visión hacia el horizonte despejado y de paso intercalé otro filtro de descargas, puesto a tierra (el propio mástil es metálico y está enterrado en tierra).

A su vez, el receptor lo coloqué dentro, a salvo de lluvia e inclemencias de todo tipo. Y aquí una cosa importante: el receptor lleva en su chasis un pequeño tornillo que sirve para conectarlo a tierra. Al principio pensé que no era necesario, pero pronto me di cuenta que en ciertas bandas de HF, sobre todo de 5500 a 8000 kHz tenía nivel de ruido muy alto. Después de darle muchas vueltas, se me ocurrió conectar el dichoso tornillo a tierra e inmediatamente el ruido se redujo sensiblemente. Así que aquí lo dejo como consejo por si a alguien le ocurre. ;-)

undefined

Ya tengo la parte radio y la parte conexión funcional. Llegados a este punto me encontré con otro problema: como comentaba antes, la conexión que uso para salir a Internet es compartida, por lo que no puedo gestionarle nada, ni puertos, NAT, etc... Así que como no hay forma más o menos sencilla de que desde casa pueda conectarme al receptor, no queda otro modo que hacer que sea el sistema del monte, el que se conecte a mi casa. Para ello eché mano de una Raspberry Pi que utilizo diariamente como nube personal (Syncthing), P2P, y algunos otros servicios, y le añadí uno más: el de servidor de VPN.

Hay ya un proyecto para VPN desarrollado precisamente para ese propósito (PIVPN) y aunque me dio algún quebradero de cabeza, finalmente, quedó perfectamente configurado.

Decir que de paso, esa VPN la uso con frecuencia por otros motivos, por ejemplo, conectando desde el móvil o un portátil en una red pública o no demasiado fiable: en ese caso se crea un túnel cifrado con el servidor VPN, y todo el tráfico pasa por ahí.

Como hardware informático en el monte, utilicé una pequeña placa ITX con un procesador Intel Atom y un disco duro de portátil. Todo ello en una caja muy pequeña que apenas ocupa espacio. El receptor va conectado a ese sistema: puerto serie, audio, etc. Y como S.O., obviamente GNU/Linux, en este caso una Debian SID. También se instaló (no sin contratiempos, todo hay que decirlo), el software servidor de PCR-Anywhere y el cliente de VPN.

undefined

Otra función con la que cuenta el software PCR-Anywhere, es que se puede configurar el sampleo con el que se envía el audio, lo cual es interesante en casos de que la red no vaya todo lo bien que debería (recordemos que la velocidad es reducida y el enlace de bastante distancia).

undefined

De esta forma, el receptor se conecta a mi red de casa y pasa a ser un sistema más de mi red con su IP. Lo único que tengo que hacer es abrir en un navegador su IP e inmediatamente se descarga un ejecutable JAVA que genera un interface de "receptor virtual" que me permite utilizar el receptor remoto como si estuviera delante de el.

Otra ventaja, es que puedo usar el receptor desde cualquier parte donde tenga un ordenador y una conexión a internet. :-)

Y gracias a eso, ahora dispongo de la posibilidad de escuchar radio "en serio", recibir mapas meteorológicos, SSTV, satélites, audio de la ISS, y otro montón posibilidades, de forma diaria, con lo cual puedo decir que he vuelto a la radio y a la Onda Corta como hace bastantes años tenía un receptor y una antena en el tejado de casa de mis padres.

El resultado es excelente: en Onda Larga y Media, puedo escuchar de forma regular sin problema y sin ruido. La antena se comporta de muy buena manera y la verdad es que me está sorprendiendo.

La recepción en V-UHF es muy buena también aunque aquí se nota que la antena tiene poca ganancia, pero de cierta forma queda suplida por la buena ubicación del lugar. Se puede escuchar perfectamente la banda aérea y desde Coruña, en VHF de radioaficionados, se escucha perfectamente la salida incluso de un repetidor R1 portugués o un R3 situado en la zona de Tui. Solo en bandas superiores está un poco más mermada la cosa porque seguramente sea necesario un cable coaxial de mejor calidad y menos pérdidas.

En estos momentos, mientras escribo esto, estoy a la escucha de una de las múltiples emisoras piratas musicales europeas que transmiten con poca potencia y de forma amateur alrededor de los 6200-6500 kHz. Concretamente en 6205 kHz con una recepción más que aceptable.

undefined

También he estado escuchando estos días la frecuencia más baja de la estación de señales horarias WWV desde Fort Collins (Colorado-USA), en 2500 kHz, que no es desde luego una banda sencilla por lo baja y normalmente ruidosa. Ni que decir tiene, que su equivalente canadiense, la CHU en 3330 kHz llega de forma espectacular, o la conocida "The Buzzer" (UVB-76), en la archiconocida frecuencia de 4625 kHz.

Es una delicia por las mañanas al levantarse, poder sintonizar sin problemas Radio Rebelde de Cuba por 5025 kHz o la RTE irlandesa en Onda Larga por 252 kHz o poder tener de fondo la excelente música de las británicas Gold RadioAbsolute Radio en Onda Media.

La radio con poco ruido cobra una nueva dimensión. Y algo como esto, que hace años era impensable, hoy es posible con relativamente un presupuesto reducido. Animo a los que tengan oportunidad de llevarlo a cabo, que no esperen más y aprovechen.

Además, estamos en el fondo del ciclo solar. Ya no se puede estar peor en cuanto a propagación, por lo que es de esperar que a partir de ahora la cosa vaya mejorando aunque sea muy paulatinamente. :-)

 

← ¿Parecidos razonables? Una curiosidad histórica